El Reglamento (UE) nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2011, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor establece la base para garantizar un alto nivel de protección de los consumidores en relación con la información alimentaria, teniendo en cuenta las diferencias en la percepción de los consumidores y sus necesidades de información.

Esta normativa indica que en la lista de menciones obligatorias de la información alimentaria obligatoria, se debe incluir todo ingrediente o coadyuvante tecnológico que figure en el anexo II o derive de una sustancia o producto que figure en dicho anexo que cause alergias o intolerancias y se utilice en la fabricación o la elaboración de un alimento y siga estando presente en el producto acabado, aunque sea en una forma modificada.

Si deseas ampliar información sobre la formación en alergias e intolerancias alimentarias, puedes descargarte el documento “aspectos normativos de la formación en gestión de alérgenos